27 octubre, 2010

Tiendas de 100 Yenes (100円ショップ)

En los últimos años, la industria minorista de Japón se ha visto sacudida por una fuerte "competencia en los precios". La larga recesión del país ha conducido a una deflación en la que muchos productos han sufridos descuentos del 20 o 30%, o incluso mayor. Algunos precios han descendido tanto que el "precio fijo" tiene poco significado hoy en día.

Las tiendas de todo a 100 yenes son parte de esa tendencia. Todos los productos de estas tiendas cuestan lo mismo: 100 yenes, y numerosas amas de casa, jóvenes y otros sectores de la sociedad son asiduos clientes.

Industrias Daiso comenzó esta locura. Daiso es ahora una gran empresa con más de 2.500 tiendas en todo el país, llamadas "Todo a 100 yenes Daiso". Esta empresa continúa abriendo nuevas tiendas en una cantidad de 20 0 30 mensuales. Las ventas aumentan y surgen nuevas tiendas que alcanzan los porcentajes de beneficios más altos del país. Si alguien dice "Daiso" todos piensan en tiendas de "Todo a 100 yenes" y viceversa.

La práctica de vender todos los productos a 100 yenes apareció hace 30 años. Pero sólo ahora está atrayendo la respuesta de los consumidores, probablemente porque la calidad de los productos de todo a 100 yenes es muy alta, aún siendo tan económicos.

En el pasado, los minoristas solían pensar de esta manera: en un restaurante una taza de café económica costaría alrededor de 180 yenes, por lo que si sus propietarios querían cobrar sólo 100 yenes y aún así seguir obteniendo beneficios, debían utilizar marcas de inferior calidad que les costaran sólo alrededor de 70 yenes.

Sin embargo, según Daiso, se pueden vender productos a 100 yenes, incluso aunque cuesten más. La estrategia es hacer que los precios se muevan en proporción inversa a las cantidades. Por ejemplo, si un minorista desea comprar a un distribuidor 1.000 artículos a 1.000 yenes unidad, el truco reside en comprar cientos de miles de ellos, lo que hará descender los precios. De acuerdo con este principio, se deben incrementar sucesivamente los pedidos, hasta que su coste caiga a los 100 yenes por unidad. De esta manera, se comprarán artículos por 100 yenes, aunque su precio normal fuera 500 o incluso 1.000 yenes en cualquier parte.

Este concepto se ha extendido por toda la industria minorista y el resultado final ha sido que la calidad con relación al precio ha aumentado. Además de la calidad, las tiendas de todo a 100 yenes ofrecen otra ventaja: venden una amplia gama de productos, lo que explica también su popularidad. Si la tienda es suficientemente grande, ofrecerá cientos de miles de productos, incluyendo todo tipo de artículos para la vida diaria, e incluso cosas como artesanía, diccionarios y CDs. En ellas, usted encontrará dos docenas de modelos de tijeras, cientos de carpetas diferentes, mil variedades de cosméticos – Es tan grande la variedad de oferta que llega a ser difícil la elección. Además, cada día aparecen más novedades para mantener la clientela.

El presidente de Daiso, Yano Hirotake, comenta: "Somos una especie de lugar de ocio, porque la gente encuentra nuestras tiendas divertidas y excitantes. Es divertido elegir cosas que valen más que el precio mostrado en la etiqueta. Si algún día nuestros clientes se aburren, habremos terminado".

El éxito de Daiso estimula a otros comerciantes, como algunos grandes super mercados que han lanzado tiendas de todo a 88 yenes. Este bum no muestra signos de decaimiento. Las tiendas de un sólo precio bajo se extienden también fuera de las fronteras japonesas, abriéndose en Tailandia y otros países de Asia. Parece que les está yendo bien.

Quizás muy pronto la tendencia de "comprar más para vender más barato" se extienda de Japón al resto del mundo.




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada